¡¡¡La felicidad se acompaña con un gran helado!!!


Te has preguntado, ¿qué hace que la gente cada vez más se interese por cambiar sus hábitos alimenticios? Aunque esta es una tendencia que viene creciendo, estaba ligada únicamente a un perfil fitness. Cada vez más, se encuentran con frecuencia otro tipo de consumidores, los cuales no sólo buscan beneficios en la apariencia del cuerpo, sino también en el bienestar de su salud. La mayoría tenemos la percepción de que los alimentos saludables son aburridos y siempre los asociamos con ensaladas. Sin embargo, hay empresas que se han dado cuenta de esta situación y han querido incluir en su línea de productos, alimentos que estén de la mano con la buena alimentación, sin dejar a un lado el placer de comer rico.

helado

Las nuevas tecnologías nos han dado acceso a mucha información sobre lo que consumimos; ya no comemos entero. Es muy fácil encontrar recetas de alternativas deliciosas y saludables en internet con productos que se venden a la vuelta de la esquina, pero debemos tener en cuenta que hay cosas que nos gustan que no son tan fáciles y rápidas de preparar; esto hace que nos privemos de ciertos antojos, por ejemplo, el helado. Hasta hace poco, algunas marcas comenzaron a ofrecer productos que combinan salud con placer porque, ¡qué rico comerte un helado sin sentir culpa!. Esto lo entendió Brio, una empresa norteamericana de helados que vio la necesidad actual de sus consumidores de fusionar placer y salud. Es así como sus productos ofrecen beneficios con sus ingredientes tradicionales combinándolos con los sabores favoritos de sus clientes. Mientras otras empresas utilizan sabores artificiales, Brio utiliza ingredientes naturales, sin dejar a un lado la importancia de un alimento delicioso y nutritivo. También crean un vínculo emocional donde te muestran que puedes estar bien todos los días y que además puedes sentir el placer de comerte un rico helado: “With Brio, you can feel the love. Because Brio gives you the nutrients you need to feel and be your best everyday!”.

Venimos acostumbrados a que cuando nos ofrecen productos saludables, siempre utilizan términos como light, sin calorías, menos azúcar, etc.; esto nos hace pensar en un producto dietético, tal vez simple, aburrido, o incluso modificado y “plástico”. Es por ello que muchas personas son reacias a probar este tipo de alimentos y en el caso de algunas marcas, esto hace que su único público objetivo sean aquellos interesados o conocedores del tema. De hecho, algunos estudios de Criterium muestran que, incluso muchos productos light, el colombiano los asocia con productos para personas que tienen algún problema de salud (“enfermas”).

trastornos_alimenticios

La industria de alimentos debería enfocar más sus esfuerzos en evidenciar los beneficios tradicionales de este tipo de productos, hacerlos ver simplemente como mejores y armoniosos con la naturaleza, sin dejar a un lado lo atractivo de su sabor; no sólo segmentarlo como una línea fitness, porque todos queremos cuidarnos sin abandonar lo que nos gusta. Cambiar la percepción de que lo saludable es simple e insípido… se debe romper el paradigma. Atraer nuevos consumidores cambiándoles el chip, evitando que se limiten, y rompiendo las barreras de los conceptos impuestos, creando unos nuevos. Para esto se debe tener claro lo siguiente:

  1. Los Consumidores de hoy ya no consumen bajo en calorias, bajo en azúcar, bajo en grasa, etc., únicamente por beneficios físicos, sino por salud y bienestar mental; desde los más jóvenes hasta los mayores; mujeres y hombres. De hecho, los drivers emocionales de bienestar psicológico están cada vez más, sobrepasando los drivers de apariencia física.

  2. Por lo anterior, los beneficios emocionales finales que deben transmitir las marcas que venden estos productos, no deben estar enfocadas en beneficios de apariencia física. Aunque éste puede ser uno de los beneficios, en general deben trascender a lo físico, y mostrar la ventana de posibilidades que se abren cuando la mente está en armonía con la salud.

  3. Lo anterior debe estar soportado por características del producto, preferiblemente asociadas a temas naturales estériles, orgánicos, amigables con la naturaleza, y/o cero invasivos con especies animales. Los “claims” básicamente enfocados en “no contiene” o “contiene menos (de)…” ya no son suficientes; es necesario ir más allá entregando una oferta de valor “que te haga bien y te conecte con la naturaleza”, y no asociadas a que “no te hace mal”.

Desde el marketing es posible que las empresas logren generar nuevas prácticas de consumo, porque…. “comer es una necesidad, pero comer inteligentemente, es un arte” La Rochefoucauld.